Científicos Europeos Evidencian el Daño de los Estrógenos

Por: Dr. Norman González Chacón 

Nuevamente surge evidencia científica del grave peligro que los estrógenos en los alimentos y los xenoestrógenos ambientales pueden causarle a la raza humana y a los animales habitan sobre el planeta. En la revista médica European Journal of Endocrinology (140: 477-485) se levanta la misma interrogante que por los últimos 35 años timos estado discutiendo públicamente sobre el daño que estas hormonas de crecimiento pueden producirle a los humanos. Los autores están dando una de alarma a los endocrinólogos de todo el mundo que tienen que enfrentar el problema.

La mayoría de nuestros artículos se han enfocado en el tema desde sus diferentes aspectos. Cada vez se hace más necesaria una debida orientación en este asunto tan importante de la vida de los seres humanos, es su salud hormonal.

Hemos relacionado los desórdenes hormonales a la formación de quistes ováricos, cáncer de matriz y de endometrio, quistes y cáncer de seno, problemas de identidad sexual, problemas de infertilidad en ambos sexos, cáncer de próstata, problemas endocrinos de todo tipo, trastornos del sistema nervioso, , artritis reumatoide, lupus, enfermedades del colágeno y muchos otros trastornos que directa o indirectamente afectan todo d metabolismo y crean una cadena de síntomas muy difíciles de diagnosticar y de tratar.

Aunque es normal que estos problemas diversos tarden en ser relacionados a causa, un gran sector de la comunidad científica internacional ha comenzado a preocuparse y a dar la voz de alerta sobre mal que tiene alcances de desastre epidemiológico.

MUCHOS MÉDICOS E INVESTIGADORES ABOGAN por mejores controles en la aplicación de los estrógenos, y otros, por precaución o prudencia, prefieren no utilizar las terapias de reemplazo hormonal que están disponibles en el mercado. La Dra. Susan Love, profesora de la Universidad de Harvard, señaló que los supuestos beneficios de las terapias de estrógeno (TRE) “deben pesarse contra los riesgos; cánceres al seno, uterino y endometrial. Cuando una paciente con útero toma estrógenos, hay un aumento de cinco a diez veces en el riesgo de cáncer uterino o endometrial”.

Los estrógenos sintéticos, alivian los síntomas de la menopausia en muchas mujeres que las toleran, más o menos bien. Sin embargo, hay un gran porcentaje de ellas que no tienen la tolerancia y esas son las más susceptibles a problemas cardiovasculares y de osteoporosis, que son las causas secuenciales de la hiperestrogenemia o de la hipoestrinemia (altos o muy bajos niveles de estrógenos) que son la causa de osteoporosis que es causa a su vez de unas 300 mil fracturas de caderas y unas 50 mil muertes por año. Esto es sin contar, los casos de cáncer de seno y de órganos reproductivos que no se incluyen como parte de las estadísticas. Los números no reflejarán nunca el verdadero impacto de este problema, pero sus efectos se proyectan profundamente como un iceberg, al que sólo podemos verle la punta. Se puede decir que un 75 % de las razones por las que la gente visita al médico, tienen una raíz hormonal que las sustenta.

Si pudiéramos sumar los casos de problemas psiquiátricos y psicológicos de todo tipo que son causados por desajustes hormonales, a los casos de artritis que acompañan la osteopenia, a los desórdenes de la tiroides y de otras glándulas que se ven afectadas, a los problemas de obesidad por desórdenes endocrinos, a los casos de cánceres del sistema reproductivo en hombres y mujeres, a los casos de enfermedades cardiovasculares que matan más mujeres que el cáncer, el SIDA y la osteoporosis en conjunto. Podemos concluir sin temor a equivocarnos, que desde el punto de vista clínico general, casi todos los problemas que llevan a la gente a las oficinas de los médicos tienen que ver de alguna manera o están enlazados directamente a este fenómeno moderno que la ciencia no quiere relacionar para no enfrentarlo.

Otros problemas, que no dejan de ser importantes por estar en segunda línea, son la gran proliferación de síndromes que se clasifican como defectos cromosomáticos por faltas genéticas y que son causadas por mutaciones inducidas estrogénicamente. Hay que recordar que las hormonas de crecimiento y los compuestos estrogénicos se vienen usando comercialmente desde el 1940 y explotaron letalmente cuando se propagó el uso del Dietilestilbesterol (DES) y otros que marcan el inicio de la era estrogénica del mundo.

Leave a comment

All comments are moderated before being published