Más
Carrito 0

Las Hormonas y la Identidad Sexual

Publicado por Diana Gonzalez en

Las Hormonas y la Identidad Sexual

Dr. Norman González Chacón

En esta edición dedicada a las Hormonas, hemos estado analizando los diferentes mecanismos y efectos de las hormonas en hombres y mujeres. Resumimos de manera simple y entendible el papel que desempeñan los estrógenos en el cuerpo y su tendencia química de antagonizar con la progesterona, trastornar el funcionamiento del sistema nervioso, de los hidroelectrolitos, de la glándula tiroides, de la calcitonina, de las prostaglandinas, de las suprarrenales y del cortisol.

No es difícil de comprender que el más mínimo descontrol de una hormona sobre las otras causa una secuela de trastornos que pueden afectar todas las funciones corporales. Según estudios realizados por Seymour Reichlin y Cols. "el comportamiento sexual debe considerarse como una característica sexual secundaria dependiente de las hormonas sexuales".

Ellos sostienen que el estradiol cuando se deposita en los núcleos de las células receptoras, puede afectar aumentando o disminuyendo la síntesis de ARN (RNA) lo que significa cambios en la estructura y en la configuración del ADN (DNA). Según sus observaciones, la mayoría de los datos clínicos actualizados apoyan el punto de vista de "que aunque la función gonadal es normal y adecuada al sexo genético de los pacientes con homosexualidad, su comportamiento y su orientación sexual sugieren la existencia de trastornos en la secreción de los esteroides sexuales lo que confirma su investigación". En ese sentido, se ha descubierto "que los grupos extremadamente femeninos de homosexuales varones se caracterizan por niveles de testosterona significativamente menores de lo normal, mientras que los grupos más masculinos de las lesbianas muestran niveles de testosterona superiores a los normales propios de la hembra, así como una elevada incidencia de irregularidades menstruales".

Money y Cols. también establecen claramente la transexualidad y definen, en término de hormonas, el tratamiento endocrino adecuado para invertir o fijar las características sexuales secundarias de acuerdo a la tendencia o preferencia de la orientación sexual del paciente. Como las características sexuales secundarias tienen una génesis en los trastornos primarios, a usted se le hará fácil concluir que los orígenes de estos problemas tienen una relación fundamental común.

Los esteroides gonadales que responden a las influencias hormonales externas tienen una función determinante en el desarrollo del niño en un adolescente y la influencia androgénica adquirida por la invasión de estrógenos puede afectar gravemente la función sexual masculina. Estudios realizados de forma repetida, confirman que "la administración de estrógenos a los varones inhibe espectacularmente la potencia y el impulso sexual". Que "los efectos de los andrógenos sobre la libido y el impulso sexual no se limitan específicamente a la esfera sexual sino que su impacto es determinante de su personalidad". O sea, que mientras más saturación de estrógenos, mayores los trastornos detectados.

La agresividad, la impulsividad y la conducta bullanguera de los adolescentes son efectos bien conocidos del estímulo androgénico. Se sabe que los hombres hipogonadales son, en contraste, típicamente pasivos, pobres de pensamiento, y faltos de impulso y vigor general. Ellos muestran un aumento de la incidencia de síntomas psicosomáticos y son altamente susceptibles a trastornos de depresión y suicidio. Los pacientes que sufren del síndrome de Klinefelter (que además tienen una anormalidad cromosomática) padecen con una frecuencia mucho mayor de la normal psicosis, psicopatía criminal, trastornos de la identificación sexual y transexualismo.

Estas tendencias extremas no son el patrón común pero tienen un denominador común que trasciende y que podemos tomar como base para demostrar la influencia determinante de los trastornos hormonales sobre la conducta humana y su identificación sexual para poder entender los cambios a nivel glandular, gonadal, celulonuclear y cromosómico que se puede producir como consecuencia de la constante ingestión de estrógenos en la alimentación de niños, adolescentes y adultos de todo el planeta. En lo que las agencias pertinentes no ejercen controles, cada ciudadano, padre o madre de familia debe individualmente tomar medidas correctivas para evitar un daño mayor. Actualmente se calcula que un 30 por ciento de la población sufre cambios visibles y otro 30 por ciento padece sin diagnosticar las consecuencias.

En los últimos cuarenta años hemos visto una creciente y muy explosiva liberación en los patrones de la sexualidad humana cuyas particularidades han estallado en todas las direcciones. Nos podemos preguntar: ¿Cuánto de todo ese alboroto está influenciado directa o indirectamente por la invasión de estrógenos que para esa misma fecha comenzó a invadir la alimentación humana? ¿No estaremos discriminando contra los homosexuales cuando en realidad todos a la vez estamos creando y propiciando el ambiente y las circunstancias para que nuestros hijos y las futuras generaciones desarrollen las características inmediatas de un tercer sexo?

¿Cuánta culpa podemos asumir como sociedad cuando patrocinamos o utilizamos las carnes de los animales criados con hormonas, los huevos, la leche, las píldoras anticonceptivas y las hormonas en la agricultura?

¿Cómo puede la Iglesia Cristiana emitir opiniones para rechazar o discriminar por género o preferencia sexual sin establecer un criterio previo en cuanto a las causas genéticas, químicas, sociales y científicas de un problema que, como el cáncer o el SIDA, puede tener una base biológica que trasciende y concierne a todos los habitantes de la Tierra y cuya orientación y fiscalización le debe incumbir primariamente a la iglesia misma? Si se tratara de una epidemia virulenta ¿Cuáles serían las medidas correctivas?


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →


2 comentarios

  • Gracias por compartirlo… interesante… todo lo que uno aprende 🤗🙏👍… saludos y bendiciones…

    Juan A Ortiz Rivera en
  • Súper interesante,exhorto a todos que lo lean.

    Juan J López Pacheco en

Dejar un comentario

Por favor, tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados