Más
Carrito 0

¿Qué es el Ayuno Sustentado?

Publicado por Diana Gonzalez en

El ayuno se puede sustentar con caldos o sopas de vegetales como la papa, la zanahoria y el apio de raíz, que son tubérculos de fácil digestión y que no recargan el sistema digestivo ni crean reacciones inesperadas en el enfermo. Todos los demás alimentos conocidos quedan eliminados y así mismo las frutas excepto en algunos casos que se puede usar la papaya, en otros las piñas y en otros la manzana. No todos los pacientes pueden usar piña y algunos no toleran la papaya o la manzana.

Estos ingredientes que se pueden usar en el ayuno no deben usarse en cantidades tan grandes que se llene el estómago y que produzcan somnolencia. Son solo una ayuda para calmar el hambre durante el ayuno de tal manera, que los más débiles sustenten su organismo en lo que se acostumbra a subsistir con el mínimo. Cuanto menos se coma, más rápida y efectiva es la curación. Los resultados se ven a los pocos días y cuanto más tiempo se le dedique al ayuno, más y mejores resultados se obtendrían.

Órganos como el hígado, intestinos, páncreas y riñones se restablecen totalmente en un año de ayuno. A medida que se recupera el enfermo y después de los primeros tres meses si todo marcha a la perfección y se ha ganado energía se puede añadir otros alimentos que hemos clasificado como de la parte B del listado de las revistas del ayuno. Pero si al añadirlos, se observa pérdida de energía o el paciente no los tolera bien, se deben eliminar de inmediato y seguir con la parte A del Ayuno Sustentado como se hizo al comienzo.

El ayuno es parte del protocolo médico cuando un paciente llega desestabilizado a la sala de urgencias. Se le administran sueros intravenosos y se prohíbe todo tipo de alimento por boca hasta que se haya estabilizado, responda conscientemente y se haya emitido un diagnóstico, dentro del cual se permita comer livianamente.

El amor es un poder muy fuerte y todos sabemos de lo que es capaz la fuerza poderosa del amor cuando se dispone a realizar un imposible. No obstante, la fuerza del Ayuno Sustentado con oración es el poder curativo más poderoso que existe sobre la tierra. Cuando estas dos fuerzas: ayuno y oración se juntan, se crea una sinergia extraordinariamente efectiva y poderosa que puede potenciar procesos curativos que nadie puede imaginar o predecir.


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →